LA ESCUELA ESPECIAL SOLO LA CERRARÁN LAS FAMILIAS

Sólo las familias cerrarán la Escuela Especial.
Desconozco si están al tanto Vds de la marejada que en las últimas semanas zarandea al sector de la discapacidad en relación a la escolarización de sus hijos. Para los no puestos en el asunto me permito hacerles un breve resumen.
Naciones Unidas elaboró una norma en 2006 que compendiaba una carta de derechos de las personas con discapacidad articulado en algunos derechos básicos: el trato equitativo, la no discriminación por motivos de discapacidad, la igualdad de oportunidades, la capacidad de obrar no sustitutiva en el ámbito de las decisiones jurídicas, consagrando de esa manera el derecho a la inclusión social de todas las personas con discapacidad.
Esta importantísima norma pasó al ordenamiento jurídico español en 2008 por expresa decisión del reino de España.
En su articulado, el art 24 recoge el derecho a la educación inclusiva por el que todos los alumnos tengan o no discapacidad pueden matricularse en ellos.
Resulta que los gobiernos de España no han estado todo lo diligentes que el mandato de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad exigía, y claro, los señores de la ONU les han sacado los colores imputándoles graves incumplimientos. Entre estos, destacaron dos que advertían sobre la necesidad de eliminar las escuelas especiales.
Llegados a este punto, algunas familias junto a profesores del sector, se organizan en una plataforma denominada Educación inclusiva sí, educación especial también, para defender la permanencia de los centros específicos. Además el Consejo Escolar del Estado incorpora en su informe al anteproyecto de ley del Gobierno de reforma de la LOMCE una enmienda de uno de sus consejeros fijando fecha a la desaparición de las escuelas especiales, en el año 2025 ningún alumno estudiará en estos centros. Y si se añade que un periódico de ámbito nacional destaca que el Gobierno ( negado luego por la propia ministra Celaá) prevé el traslado de los 35.000 alumnos matriculados en la escuela especial a los colegios ordinarios, pasó lo que tenía que pasar, que se armó la marimorena: La Plataforma se moviliza, las redes sociales se agitan y se convoca una manifestación en Valladolid a la que concurren 5.000 personas en defensa de la escuela especial.
Hasta aquí los hechos. Pero vayamos al fondo del asunto. Se está hablando de modelos de escuelas, de derechos, de principios, dibujándose dos posturas; una, defensora de la escuela única inclusiva apoyada por la Convención y destacando derechos o virtudes académicas y formativas difícilmente reprochables, apuntando además, cómo la inclusión, además de un derecho, es un principio capaz de transformar, una escuela ordinaria desbordada por las demandas de su alumnado, tenga o no discapacidad. O que aplicar principios como; todos están juntos todos aprenden juntos o la diversidad nos enriquece, marcará la educación en España y seguro que beneficiará a todos los alumnos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información